Cuando me vi en la situación de ser madre soltera, no podía soportar comentarios como: “No eres la única”, “otros han pasado por lo mismo”. Por supuesto que sabía que no soy la única madre soltera en este mundo, ¿pero este hecho podía acaso hacerme sentir mejor? ¡Para nada! No es un consuelo que otros (a lo que no conozco) hayan vivido lo mismo. Para mí, esta situación era nueva, y aunque no era la única, estaba sola en ese proceso. No es nada fácil aceptar el hecho de ser madre soltera. ¿Por qué? Por lo siguiente…

Por un lado, está la parte de la organización: tienes que ser experto en gestionar tu tiempo si quieres cargar con todo; el horario del trabajo, el horario de la guardería/colegio, el horario del niño (la hora de levantarse, de acostarse…) etc. Pero eso es algo que puedes aprender. Puedes aprender a planificar tu vida con antelación, a hacer mil cosas a la vez (algo para lo que las mujeres seguramente tenemos un don). Con el tiempo desarrollas tus estrategias, y te acostumbras a hacer cosas cuando tu hijo está durmiendo, por ejemplo.

La otra parte es la emocional: esa parte es más complicada. Los sentimientos de odio, de rabia, de tristeza, de miedo, de duda, por mencionar solor algunos, se alternan en estos primeros meses después de la ruptura. Es como estar en una montaña rusa. Un día te domina la rabia, otro día es la tristeza, luego el miedo, después la rabia otra vez… las emociones cambian cada poco tiempo con una velocidad de vértigo. No solo duele haber fracasado en la relación, sino también estar completamente solo con tus miedos, tener que tomar decisiones tú solo, no poder compartir tus dudas, a la vez que también no poder compartir la alegría, cuando todos experimentamos que esta crece cuando la puedes compartir. La responsabilidad de repente pesa, y pesa mucho, mucho más que antes.

El tiempo lo cura todo. Aunque  no me gustaba nada oír esta frase cuando estaba en el proceso de separación, es cierto que el tiempo lo cura todo. Una vez que las emociones ya no te dominan a cada momento, algo que puede durar meses, años o incluso toda la vida, empiezas a pensar de manera más racional y comienzas a organizarte de una manera adecuada para ti y para tu hijo. Cuando llega este momento es cuando estás preparado para empezar una nueva etapa de tu vida.

<Lee este blog en inglés>

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s